logo

Actualidad Noticias

El consumidor español es más desconfiado que el europeo medio

Los consumidores españoles confían menos que la media de sus vecinos europeos en las compras por Internet, la seguridad de los productos que adquieren, su capacidad para reclamar ante prácticas injustas y en las autoridades encargadas de protegerles, según un estudio publicado hoy por la Comisión Europea.

Según el informe, que recoge datos de confianza del consumidor en los 28 países de la UE en 2016, desde 2014 ha aumentado especialmente la confianza de los consumidores europeos a la hora de comprar en línea, en concreto 12,4 puntos porcentuales, hasta el 72,4 % para compras de proveedores del mismo país.

En España, aunque la confianza también aumentó en 6,7 puntos, la cota es menor que la media europea, con un 61 % de consumidores que confían en adquirir su productos en la Red.

Así, mientras en Europa un 55,1 % de la población compra por Internet, en España lo hace un 43,8 %.

Sin embargo, donde más se nota la brecha es en la confianza que depositan los españoles en los productos que adquieren, ya que mientras el 78 % de los europeos cree que los productos no alimenticios son seguros, solo un 59,5 % de los españoles está convencido de ello.

España es también el segundo país con mayor proporción de consumidores que estuvo expuesto a prácticas comerciales injustas, un 34,5 % frente al 17 % de media.

Además, los españoles desconfían más que sus vecinos de las autoridades públicas de consumo, las oenegés y los comerciantes y proveedores de servicios, con una tasa del 61 % frente al 72,2 % de media en Europa, pese a que la confianza subió 2,5 puntos con respecto a 2014.

Menos aún son los que confían en los tribunales y otros mecanismos alternativos encargados de dirimir las disputas entre consumidores y vendedores, una cota que bajó hasta el 36,1 % en España, en comparación con el 46,8 % en la UE.

Y ello, pese a que son más los consumidores españoles que declaran no haber encontrado problemas que los europeos: un 82,8 % frente al 80 % en toda Europa.

La gran asignatura pendiente en la UE es conseguir que los consumidores conozcan sus derechos, ya que en 2016 solo un 49 % de las preguntas sobre la posibilidad de devolver, obtener una reparación o no pagar un producto planteadas por la Comisión Europea tuvieron una respuesta acertada.

En España, esta cota cae hasta el 45,3 % tras empeorar en los últimos dos años.

"Los derechos de los consumidores en Europa son muy fuertes, pero no somos totalmente conscientes de ellos. Y la protección de estos derechos tiene que ser mejorada", dijo la comisaria europea de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, Vera Jourova, durante la presentación del informe.

Puede ver la noticia original AQUI

© 2015 - Sernutec - Servicios y Nuevas Tecnologías